alt

Nueva procedimiento antidumping en Colombia

Cambios en la aplicación del antidumping y análisis sobre las repercusiones de esta medida

4 de septiembre de 2015

Síganos en Twitter y Facebook

Para el gobierno colombiano la práctica de “dumping” hace parte de las prácticas desleales del comercio internacional. Normalmente esta práctica se realiza por la importación de productos que son subsidiados por los Estados de origen, lo que causa que sean más baratos, o como estrategia transitoria de grandes compañías para quebrar a la competencia nacional y así hacerse completamente con el mercado nacional.

Bajo la premisa de que el dumping es una práctica de competencia desleal el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo expidió el nuevo Decreto 1750 de 2015 que modifica la política antidumping del país y así garantizar la aplicación de las “medidas de defensa comercial del país”.

Esta nueva norma menciona los procedimientos necesarios a realizar para establecer si se está realizando dumping en la importación de un producto. Para esto es necesario conocer el valor normal del producto en el país de origen, costos de producción en el país de origen, utilidades, costos administrativos y de distribución.

Luego de estas investigaciones se deberá pasar a revisar si esta práctica que baja los precios artificialmente ha llevado a la existencia de un daño importante sobre la rama de producción de bienes similares o por lo menos a su amenaza.

La norma establece todo el procedimiento de investigación que el Ministerio debe llevar a cabo para establecer si algún subsector de la economía está siendo objeto de la práctica de dumping, la manera como puede ser presentada la solicitud de investigación, su evaluación, apertura, visitas y conclusiones.

Luego de establecido que un producto sea objeto de dumping, la Dirección de Comercio Exterior podrá ordenar el cobro de derechos antidumping a la importación de estos productos. El monto que se cobrará podrá ser el total del margen del dumping realizado, el cual es la diferencia entre los precios de ventas en el mercado del país de origen y el del importador.

Tales derechos podrán ser fijados hasta por un término de 5 años; sin embargo este podrá prorrogarse si persisten las causas que lo originaron. Un cambio sustancial respecto con lo estipulado en anteriores normas en que estas medidas se implementaban por uno o dos años.

Pese a que el discurso para implementar estas medidas responde a salvaguardar la economía nacional de la importación desleal de productos subsidiados o con precios artificialmente bajos, existen análisis económicos que irían en contra de estas por ser perjudiciales de manera general para el país que las implementa.

En primer lugar, como lo menciona Daniel Ikenson, director de política comercial del Centro Herbert A. Stiefel, estas políticas podrían considerarse una nueva etapa proteccionista mundial. A medida que las barreras de entrada se han eliminado en los países menos desarrollados, estos mismos, con el objeto de cumplir sus promesas populistas para con sus nacionales, encuentran en el antidumping una nueva barrera atractiva. Lo que estos políticos no consideran es que de la misma manera como ellos imponen medidas antidumping, otros países también lo hacen con los productos que llegan a su territorio. En últimas se puede estar volviendo a la política mercantilista del siglo XVI.

En otras palabras, este antidumping también puede ser utilizado en contra de la economía colombiana por ejemplo con el café: con el Programa de Protección Ingreso Cafetero –PIC, se subsidia su protección y de esta manera puede ser vendido más fácilmente en el exterior. Los países que importen este producto fácilmente pueden considerar que se está realizando una práctica de dumping e implementarán las medidas necesarias para pararlo.

Otro gran famoso economista liberal argentino, Alberto Benegas Lynch, recuerda que al igual que una persona, la idea de vender (exportar en este caso) solo se da con el objetivo de obtener capital para comprar (importar). Esto significa que la única intención para exportar es la obtención de capital para importar. Aquí no es importante los índices de liquidez sino la obtención de patrimonio neto.

Bajo esta premisa, lo más beneficioso para una persona (y para los consumidores de un producto) es que los pueda conseguir los productos a bajos precios o, mejor, regalados. De esta manera podrá utilizar su capital para comprar cosas que no hubiera podido con un precio normal o invertirlos en proyectos productivos: “El mal llamado “proteccionismo” en verdad desprotege a los consumidores y solo significa una pantalla para cubrir privilegios de empresarios ineficientes. La alegada protección a “la industria incipiente” se basa en premisas erróneas puesto que supone aranceles transitorios para permitir que la industria madure, sin ver que si la empresa necesita un período antes de ser competitiva son los mismos empresarios los que deben absorber los costos y no trasladárselos sobre las espaldas de los consumidores.”, menciona Benegas y finaliza diciendo: “debe subrayarse que si en un país se practica dumping al exterior con el apoyo gubernamental es ese país el perjudicado y, como ha enfatizado Milton Friedman, el resto del mundo es beneficiado equivalente a la situación en la que decidiera regalarle sus productos al extranjero lo cual es un motivo para celebrar en el extranjero.”

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal Ltda.