alt

Se impulsa la normatividad sanitaria para los alimentos destinados al consumo humano

La clasificación de alimentos de acuerdo con el riesgo a la salud pública fue establecida hace poco en la Resolución 719 de 2015 con el fin de alcanzar lo presentado en el Plan Decenal de Salud Pública

14 de septiembre de 2015

Síganos en Twitter y Facebook

Las normas sanitarias para los alimentos de consumo humano han sido unificadas por el Ministerio de Salud por medio de una circular dirigida al INVIMA, gobernadores, alcaldes y entidades territoriales de salud para su cumplimiento inmediato. Es preciso recordar que estas normas sanitarias no son solo importantes para los grandes productores y comercializadores de alimentos, también para todo negocio que quiera solicitar el correspondiente registro en el INVIMA.

Con el fin de establecer los criterios para la aplicación de la normatividad sanitaria de alimentos de consumo humano, el Ministerio de Salud y Protección Social recopiló aspectos técnicos relacionados con la inspección, vigilancia y control sanitario; las autorizaciones para la comercialización de alimentos (Registro, Permiso y Notificación Sanitaria); y la clasificación de acuerdo con el riesgo a la salud pública establecido hace poco en la Resolución 719 de 2015.

Además de esta normativa, la circular insta a los gobernadores, alcaldes y entidades territoriales a cumplir lo establecido en la Resolución 2674 de 2013 en materia de los requisitos sanitarios que deben cumplir las personas naturales y/o jurídicas con relación a las actividades de fabricación, procesamiento, preparación, envase, almacenamiento, transporte, distribución y comercialización de alimentos, además de los requisitos para los respectivos registros. Lo anterior con la finalidad de proteger la vida y la salud de los consumidores en todo el territorio del país y el mejoramiento de los procesos empresariales.

Cabe anotar que el modelo de Inspección, Vigilancia y Control del INVIMA aportó la información para que se reglamentaran los trámites para el Registro, Permiso y Notificación Sanitaria que también fue establecido en esta nueva Resolución 719 de 2015. Estos permisos se otorgan conforme a “la clasificación del alimentos de acuerdo con el riesgo a la salud publica y no por la calidad o condición del fabricante”. Y además se enfatiza la responsabilidad de los titulares, el cumplimiento de las Buenas Prácticas de Manufactura BPM mediante verificación y visitas del ente de vigilancia.

Si bien es responsabilidad de las entidades territoriales la aplicación de las directrices que plantea la normatividad, es preciso que la industria alimenticia a gran escala, al igual que las medianas y pequeñas empresas se adapten a los cambios que en materia de registro establece tanto el Ministerio de Salud y Protección Social, como el INVIMA, para evitar inconvenientes en el desarrollo de su actividad económica.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal Ltda.