alt

La crisis ha llevado a que se instauren políticas de racionamiento en la publicidad exterior

La estrategia de Apagar-Paga ha servido para que las empresas tanto públicas como privadas, los hogares y los ciudadanos comiencen a implementar una cultura del ahorro.

08 de Abril 2016

Síganos en Twitter y Facebook

La crisis energética que ha vivido el país en los últimos meses ha hecho que el Gobierno Nacional implemente una serie de políticas que buscan fomentar el ahorro de energía eléctrica. Una de estas fue la implementación del programa Apagar-Paga que instó a los sectores público y privado, a los hogares y al país en general a ahorrar en promedio un 5% diario, meta que superó las expectativas del Gobierno y que por el momento borra el fantasma de un apagón.

La última estrategia implementada por el Ministerio de Minas y Energía fue conocida a través de la publicación de la Resolución 474 de 2016, que estableció la implementación de medidas transitorias para el uso racional y eficiente de la energía eléctrica de la publicidad exterior visual que usan los establecimientos comerciales.

La medida estuvo amparada por el artículo 5 de la Ley 140 de 1994 el cual dispuso que “la publicidad visual exterior que utilice servicios públicos no podrá obstaculizar la operación de los mismos, para lo cual debe observar las exigencias que se establezcan para su uso.”

Además, dispuso que los establecimientos comerciales que hagan uso de energía eléctrica para publicidad exterior visual tendrán que reducir su consumo ante la presencia de circunstancias extraordinarias que ponen en riesgo la prestación del servicio y un posible racionamiento general.

La Resolución permite que los alcaldes municipales fijen, de manera transitoria, condiciones de horarios y zonas de restricción de la publicidad exterior visual, si los establecimientos comerciales no establecen ninguna forma de ahorro de su publicidad. Esta medida fue adicionada al Decreto Único Reglamentario del sector administrativo de minas y energía.

La estrategia de Apagar-Paga ha servido para que las empresas tanto públicas como privadas, los hogares y los ciudadanos comiencen a implementar una cultura del ahorro; sin embargo hay que anotar que algunos no lo hicieron por iniciativa propia. En Bogotá por lo menos, fueron reportadas más de 215 denuncias ciudadanas de desperdicio de energía y es por este motivo que se decidió instaurar una Resolución que obligara a ahorrar de cualquier forma.

Pareciera que la cultura del ahorro de energía eléctrica ha empezado a calar en los hábitos de los colombianos; el ahorro ha permanecido por encima de la meta planteada en los días posteriores al fin de la campaña Apagar-Paga.

Pero si bien hay que entender que los fenómenos del “Niño” se van a hacer más frecuentes, también hay que estar preparados para no tener una nueva crisis energética y esto quizás no es responsabilidad de las empresas, los hogares y los ciudadanos, que con lo único que pueden colaborar es con el ahorro: la responsabilidad está en la capacidad de planeación del Gobierno y el sector energético, que de igual manera deberán diversificar la generación de energía y no permitir actos de corrupción que puedan afectar las inversiones y las obras que se puedan emprender en materia de infraestructura energética y la implementación de energías renovables.

Este artículo fue publicado originalmente en la décimo cuarta edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal Ltda.