alt

¿Cómo se caracteriza un Diseño Industrial?

Un Diseño Industrial se caracteriza por ser un concepto de novedad y tiene que ver con las preferencias estéticas y el atractivo de un producto.

18 de Abril 2016

Síganos en Twitter y Facebook

Una de las principales apuestas en la actualidad de las empresas e industrias, tanto en presupuesto como en capital humano, es la innovación. El Diseño Industrial hace parte de las estrategias de innovación de muchas compañías. Este factor permite que la compañía se diferencie en un mercado competitivo, ya que es el consumidor quien determina las diferencias existentes en un producto con una misma utilidad o uso.

Es la Decisión 486 de 2000, del Tribunal de la Comunidad Andina, la que establece los términos jurídicos sobre propiedad industrial en nuestro país, adoptados por la Superintendencia de Industria y Comercio. Este mismo Tribunal ha considerado al Diseño Industrial como “la apariencia particular de un producto”, forma externa bidimensional o tridimensional, textura, material “sin que cambie el destino o finalidad de dicho producto”. Es decir, comprende la creación de nuevas formas en los productos dirigidos al mercado.

Algunas interpretaciones prejudiciales del Tribunal de la Comunidad Andina han dejado en claro que el Diseño Industrial tiene que ver con las preferencias estéticas y el atractivo de un producto, ya que es un “factor determinante en el consumidor para la elección de los productos en el mercado.”; además de considerarse una innovación de las formas y la fisionomía de los productos.

Sin embargo, un Diseño Industrial debe cumplir con un requisito fundamental: el concepto de novedad. La misma Decisión 486 de 2000 ha considerado que un Diseño Industrial no es nuevo si antes de la fecha de la solicitud de registro, el producto se hubiera dado a conocer “al público en cualquier lugar o momento, mediante su descripción, utilización, comercialización o por cualquier otro medio.”.

Frente a esto es importante entender que un producto no es nuevo si solo presenta diferencias secundarias con respecto a productos anteriores.

Análisis del carácter secundario o principal en las características del Diseño Industrial

Según el Tribunal de la Comunidad Andina las diferencias secundarias se detectan en la impresión del consumidor si en el momento de su elección en el mercado son sustanciales o no estas diferencias. De igual manera el diseño debe conferir un valor agregado al producto, expresado en su apariencia estética, para que sus diferencias sean reales. Es decir: “si para un consumidor medio, le es indiferente adquirir cualquiera de los dos productos en comparación, las diferencias serán irrelevantes, sin embargo, si prefiere uno de los dos productos por ser más atractivo estéticamente, las diferencias son consideradas relevantes, y por lo tanto se entenderá que las diferencias entre ambos son sustanciales”, porque su diseño las diferencia.

Para finalizar, recordemos que el registro de un Diseño Industrial le da al titular el derecho a “excluir a terceros de la explotación de este”, por lo tanto el titular tiene el derecho a “actuar contra cualquier tercero que sin su consentimiento fabrique, importe, ofrezca, introduzca en el comercio o utilice comercialmente productos que incorporen o reproduzcan el diseño industrial”. Además puede actuar también, en contra de quien produzca o comercialice un producto que solo tenga diferencias secundarias o cuya apariencia sea igual.

Este artículo fue publicado originalmente en la décimo cuarta edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.