alt

El Mecanismo de Protección al Cesante reconocerá también un bono de alimentación

El nuevo beneficio será de 1,5 salarios mínimos repartido en 6 cuotas mensuales, que debe ser destinado al pago de alimentos mientras el beneficiario permanece desempleado

20 de Abril 2016

Síganos en Twitter y Facebook

Con el objeto de aclarar el acceso de los trabajadores cesantes a los bonos alimentarios, el Ministerio de Trabajo decidió recientemente publicar el Decreto 582 de 2016, en el que se definen las maneras que tienen los beneficiarios del Mecanismo de Protección al Cesante para conseguir este tipo de ayudas al momento de encontrarse desempleados.

Como bien se sabe, son las Cajas de Compensación Familiar las competentes para administrar el Fondo de Solidaridad y Fomento al Empleo y Protección al Cesante, el cual otorga a los trabajadores cesantes (que cumplan con los requisitos) prestaciones como el pago de la cotización a los Sistemas de Salud y Pensiones, la cuota monetaria de subsidio familiar y el incentivo económico por ahorro voluntario de cesantías.

Con la nueva norma se incluyen entre estas prestaciones la entrega de bonos de alimentación que deberán entenderse como una prestación económica destinada a cubrir gastos alimenticios “de acuerdo con las prioridades de consumo de cada beneficiario durante un periodo de cesantía determinado”.

La cuantía de este bono es de 1,5 salario mínimos mensuales dividido en 6 meses; periodo correspondiente a la cobertura máxima que concede el Mecanismo de Protección al Cesante. Las condiciones para acceder a este bono son las mismas que se necesitan para acceder al subsidio familiar y el pago de la seguridad social: que se encuentre cesante por cualquier causa; que haya realizado aportes un año continuo o discontinuo a una Caja de Compensación Familiar durante los últimos 3 años; inscribirse en cualquiera de los servicios de empleo autorizados; y estar inscrito en programas de capacitación dispuestos.

El beneficiario del bono de alimentación tiene que comprometerse por escrito que una vez consiga un empleo o recursos de manera independiente se lo hará saber a su Caja de Compensación Familiar.

Además, como se menciona en la Ley 1636 de 2013, estos beneficios pueden perderse por varias causales: si no acude a los servicios de colocación del Servicio Público de Empleo; si rechaza; sin causa justificada, el empleo que se le ofrezca; o si no realiza el proceso de formación para adecuar sus competencias básicas y laborales específicas; entre otras.

¿Quiénes pueden acceder al Mecanismo de Protección al Cesante?

Cualquier trabajador que haya realizado aportes a la Caja de Compensación Familiar durante un año en los últimos 3 años. Si se es independiente la cotización debe haberse realizado por lo menos durante 2 años, en los últimos 3 años, sea de manera continua o discontinua.

Otro pago de este Mecanismo es un beneficio monetario adicional, que se otorga a aquellos trabajadores que deciden destinar parte o la totalidad de sus cesantías en este. De esta manera, si el trabajador queda cesante, recibirá un pago proporcional a lo que ahorró.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.