alt

En la tarifa de aseo se cobrará el aprovechamiento de los residuos sólidos

Serán las empresas u organizaciones de recicladores quienes entregarán a las empresas tradicionales de aseo la información para el cálculo de la remuneración, que se basa en el número de toneladas de residuos sólidos aprovechados.

22 de Abril 2016

Síganos en Twitter y Facebook

Es evidente que la recolección, el transporte y el aprovechamiento de la basura en el país adolece de una desorganización profunda que ha producido un impacto medioambiental negativo, debido a que muchas empresas prestadoras del servicio se han limitado durante décadas a recolectar, transportar y depositar en rellenos sanitarios los residuos sólidos; en algunos casos sin ningún plan para su aprovechamiento. Se le suma que la actividad del reciclaje ha tenido una precaria evolución y formalización desde hace más de 30 años, tiempo desde el que comenzaron a aparecer asociaciones de recicladores abogando por su reconocimiento.

Recientemente el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, mediante el Decreto 596 de 2016 estableció el “esquema operativo de la actividad de aprovechamiento del servicio público de aseo”, que de manera sencilla, es la inclusión del reciclaje en la tarifa del recibo correspondiente al servicio público de aseo. También reglamentó la formalización de las organizaciones de recicladores de oficio y su participación en los esquemas de aseo en todo el país, como ya lo había ordenado la Corte Constitucional en numerosas sentencias.

Según el Decreto Único del Sector de Vivienda, Ciudad y Territorio, existen las “personas prestadoras de la actividad de recolección y transporte de residuos no aprovechables”, que son las empresas tradicionales, que todos conocemos y las “personas prestadoras de la actividad de aprovechamiento”, que son las empresas de reciclaje incluidas las organizaciones de recicladores de oficio que están en proceso de formalización.

Este nuevo Decreto establece, entre otras cosas, que a las empresas u organizaciones de recicladores de oficio formalizadas, serán reconocidas monetariamente por tres conceptos: campañas educativas; atención de peticiones, quejas y recursos PQR; y por los reportes que deberán hacer al Sistema Único de Información SUI de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios SSPD, que corresponde a la información técnica, administrativa, comercial, operativa y financiera. Estas empresas u organizaciones deberán registrarse ante la Superintendencia y solo así podrán ser reconocidas para realizar la actividad.

Además las regiones y municipios deben realizar Planes de Gestión Integral de Residuos Sólidos PGIRS, contemplando objetivos, metas, programas, proyectos, actividades y recursos “definidos por uno o más entes territoriales para el manejo de los residuos sólidos”. Será en estos planes donde se incluirán las campañas educativas que deben implementar las empresas u organizaciones de reciclaje.

El Decreto habla de la integralidad para el aprovechamiento de residuos sólidos, que incluye la recolección, el transporte selectivo y la clasificación, y el pesaje. Las empresas u organizaciones de reciclaje solo podrán realizar las dos primeras, mientras que las empresas tradicionales, además deberán realizarán la clasificación y el pesaje en la estación de clasificación y aprovechamiento ECA; además serán las encargadas de realizar la gestión para la facturación conjunta de los servicios de aseo, que incluye a todas las empresas de la cadena del servicio.

Cálculo de la remuneración

Serán las empresas u organizaciones de recicladores quienes entregarán a las empresas tradicionales de aseo la información para el cálculo de la remuneración, cálculo que establecerá el Ministerio basándose el número de toneladas de residuos sólidos aprovechados. Las empresas de recolección y transporte de los residuos no aprovechables, serán las encargadas de realizar el cálculo de la tarifa al usuario, realizar el recaudo y trasladar los recursos correspondientes para el reconocimiento de las empresas u organizaciones dedicadas al reciclaje o aprovechamiento de residuos sólidos.

Cabe anotar que el Decreto establece los términos de progresividad para que las organizaciones de recicladores puedan inscribirse como personas prestadoras de la actividad de aprovechamiento y tendrán 5 años para cumplir de manera progresiva las obligaciones y el reporte de la información antes dicha. Es también una oportunidad para que empresas puedan entrar a competir en el negocio del reciclaje, de acuerdo con la libre competencia.

 Habrá que esperar la metodología de cálculo para la remuneración de las empresas u organizaciones de recicladores a cargo del Ministerio. Lo cierto es que, primero, el Decreto obedece a lo dicho por la Corte Constitucional respecto a la inclusión de los recicladores a los esquemas de aseo en el país como parte de las acciones de protección constitucional; segundo, es una oportunidad de negocio importante para empresas u organizaciones de recicladores: si existe la debida organización, preparación y proyección, se podría competir con ofertas más eficientes.

¿Qué falta?

Por último, quedan algunas cosas sueltas en el Decreto, como el difícil tema de la separación de los residuos sólidos en la fuente, tema en el que existen evidentes atrasos; además del tema no menor de las estaciones de clasificación y aprovechamiento, ya que existen, por lo menos en Bogotá, más de mil centros de acopio de residuos sólidos aprovechables que no cumplen con la normatividad vigente y que sirven como simples intermediarios entre los recicladores y las grandes empresas. Esperemos lo mejor.

 

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.