alt

El Protocolo de Mediación entre un titular minero y mineros no regularizados es un hecho

Los mineros no regularizados debieron haber realizado el proceso de formalización antes del 15 de julio de 2013 para continuar con su actividad en un área con título minero

26 de Abril 2016

Síganos en Twitter y Facebook

Una de las apuestas del Gobierno Nacional ha sido la formalización de la minería ilegal, a pequeña escala, artesanal o tradicional. Con el Decreto Único Reglamentario del Sector Administrativo de Minas y Energía, se estableció las posibilidades de formalización y la opción de plantear un protocolo de mediación entre el titular de un área minera y las distintas personas que venían realizando la actividad minera sin ningún tipo de permiso (minería de pequeña escala, artesanal o tradicional) en esa misma área, para que puedan seguir adelantando la explotación bajo un título minero.

En días pasados mediante una Resolución expedida por el Ministerio de Minas y Energía, se estableció precisamente este Protocolo de Mediación. Recordemos que la formalización de mineros tradicionales que estuvieran ubicados en un área con título minero, se puede realizar mediante una “cesión parcial” del área para el minero tradicional por parte del titular, renunciando a esta, o por la “suscripción de contratos de operación o asociación”, siempre y cuando el titular se encuentre interesado en participar.

Este Protocolo de Mediación será aplicado por el Ministerio de Minas y Energía y la Agencia Nacional de Minería ANM. Por un lado, el Ministerio convocará y desarrollará escenarios de mediación a solicitud de un particular, la ANM o de oficios del mismo Ministerio, cuando existan problemáticas sociales o se necesite un acercamiento con el titular minero. Por otro lado, será la ANM quien realizará la convocatoria, el desarrollo y finalmente resolverá las instancias de mediación de las solicitudes de formalización de la minería tradicional.

Cabe anotar que los mineros no regularizados, tradicionales y artesanales que quieran pertenecer al programa de formalización para continuar con su actividad en un área con título minero, debieron haber desarrollado estas desde antes del 15 de julio de 2013.

Hay que tener en cuenta además, que los encargados de la mediación deben “convocar la mediación” entre el titular minero y los mineros no regularizados; ser facilitadores en todo el proceso; promover acuerdos entre las partes para la regularización minera; diseñar un mecanismo que mida periódicamente los avances de la negociación, entre otras que sean necesarias según el caso.

Si el titular minero y los mineros tradicionales no llegan a un acuerdo, la Autoridad Minera dará por terminada la mediación y el trámite de la formalización. Además si en el área solicitada para la formalización existe una propuesta de contrato de concesión, esta tendrá preferencia y en el caso en el que se dé el contrato se iniciará la mediación con los mineros no regularizados.

El titular minero siempre podrá decidir si participa o no de la mediación, sin embargo la participación de este en un proceso de formalización de minería tradicional puede hacerse dentro de los programas de responsabilidad social empresarial o por obligaciones contractuales.

Han existido en el país casos en donde las solicitudes de formalización de los mineros no regularizados demora años debido a las dificultades existentes, frente a esto la Comunidad Andina se ha pronunciado exhortando a los estados miembros a implementar acciones correspondientes a la formalización de la minería tradicional. También en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 se estableció la necesidad de que estos pequeños mineros trabajen bajo el amparo de un título minero, primero para formalizar la minería tradicional y artesanal y así cumplir con las normas mineras y ambientales necesarias; y segundo para evitar que la criminalidad se financie por medio de la explotación ilegal.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.