alt

¿Es suficiente el Registro de Usuarios de Mercurio RUM para evitar el uso del mercurio?

En 2014 Colombia se encontraba en el segundo puesto como consumidor de mercurio en el mundo después de China, lo que encendió las alarmas para establecer un registro del uso de este metal.

28 de junio de 2016

Uno de los elementos naturales más tóxicos para el ser humano, el medio ambiente y la vida silvestre, es el Mercurio, que es utilizado principalmente para la minería de oro y otros materiales. Al ser altamente contaminante, su uso en las actividades mineras afecta directamente las fuentes subterráneas y los afluentes de agua, contaminando los peces y los ecosistemas con los que tiene contacto, y así mismo produce daños en la salud humana como: malformaciones del feto y afectaciones a su sistema neurológico y nervioso; efectos negativos en la función cognitiva, la memoria, la atención, el habla y la capacidad motora de los niños; además de afectaciones respiratorias y en la piel.

Colombia cuenta hoy en día con la Ley 1658 de 2013 que pretende erradicar el uso del mercurio en el país en todos los procesos industriales y productivos y en la minería. La meta, según el gobierno, es reducir y eliminar progresivamente el uso del mercurio para la minería a julio de 2018 y en todos los procesos industriales y productivos a julio de 2023.

Luego de esta Ley, el Gobierno Nacional ha tomado una serie de medidas para alcanzar la meta propuesta. Primero, el Ministerio de Medio Ambiente adoptó, en 2014, el Plan Único Nacional de Mercurio, en donde se establecieron todas las políticas institucionales para el manejo de este elemento en el territorio nacional. Recientemente este mismo ministerio publicó la Resolución 565 de 2016 en donde. de una manera técnica y contando con el apoyo del Sistema de Información Ambiental-SIA y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales-Ideam, procedió a establecer los requisitos y el procedimiento para el Registro de Usuarios de Mercurio RUM en las actividades mineras.

Esta Resolución, obligó a los usuarios de mercurio, fueran personas jurídicas o naturales del sector minero, a solicitar su registro diligenciando un formulario a través de los sitios web de las distintas autoridades ambientales regionales. Con este, el usuario recibe un número que le sirve para ingresar e identificarse en el sistema y así registrarse en el RUM; luego de esto se entenderá como un usuario registrado. Cada mes deberá diligenciar y actualizar la información sobre el uso del mercurio.

Sin embargo, no es en las actividades lícitas mineras en donde el uso del mercurio se realiza indiscriminadamente. En Colombia hay más de 100.000 hectáreas con afectación total por efectos de la minería ilegal, en el Chocó (40.780 hectáreas), Antioquia (35.581 hectáreas), Bolívar (8.629) y Córdoba (5.291) tienen los mayores niveles de daño, debido, entre otras cosas al uso del mercurio.

Si bien no deja de ser favorable y pertinente que el gobierno nacional controle el uso del mercurio, también es cierto que se necesitan medidas más contundentes para hacerle frente a la minería ilegal, que destruye ecosistemas y provee de recursos a grupos ilegales que de igual forma se aprovechan de la falta de oportunidades de empleo de miles de campesinos que ahora cambian el cultivo de coca por el barequeo en zonas mineras ilegales, por ser más rentable.

Nada más en el Chocó “el 90 por ciento de las actividades extractivas realizadas en el departamento, en medio de una de las selvas más valiosas del mundo, es ilegal. Así lo afirman la Defensoría del Pueblo y la Corporación Autónoma Regional (Codechocó).”.

Se espera pues que se pueda reducir la contaminación que produce el mercurio con medidas más efectivas en contra de la minería ilegal en el país, ya que es allí en donde se concentra esta problemática.


Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima segunda edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.