alt

Responsabilidad del empleador por trabajo en zonas peligrosas

Solo cuando se compruebe la culpabilidad del empleador en un accidente o enfermedad laboral tendrá la obligación de pagar indemnización por perjuicios al trabajador.

29 de junio de 2016

En el 2001 le sucedió una tragedia a un importante trabajador de una empresa de energía al momento de ir a reparar una torre de la empresa que había sido volada por un grupo al margen de la ley.

Al llegar al lugar, tuvo la desventura de pisar una mina antipersonal, dejándolo ciego e incapacitado para realizar sus actividades usuales en su trabajo y por las que fue contratado.

Aunque casi inmediatamente se le reconoció su pensión de invalidez, el afectado consideró que el origen de su desgracia se debía a la orden de la empresa de ingresar a un lugar tan expuesto a la violencia y sin siquiera tomar medidas mínimas de seguridad para sus trabajadores. Es decir, este trabajador decidió demandar a la empresa que lo envió a este lugar por motivo a que tal desgracia se causó por responsabilidad del empleador.

Sin embargo pese a que el accidente se dio durante la prestación de sus servicios a esta empresa, la Corte Suprema de Justicia, que conoció el caso luego de una apelación y una casación, concluyó que la empresa empleadora no le corresponde alguna responsabilidad al haber buscado asegurar el área donde sus trabajadores iban a trabajar, antes de que estos ingresaran.

Al haber sido, en ese tiempo, una zona roja e infestada de minas antipersonales, la empresa contactó con el Ejército Nacional quien realizó la actividad de desminado y dio el visto bueno para que entraran civiles al área a realizar las operaciones de reparación.

Es más, según se demostró en el proceso, que la empresa había desarrollado un manual para la administración de riesgo que cuenta con un capítulo sobre la reparación de torres eléctricas “en terrenos con artefactos explosivos” y que tal fue seguido.

Esta empresa antes de hacer ingresar a su personal de reparación, envió una solicitud “a la fuerza pública para el cubrimiento, revisión y limpieza de explosivos en el sitio donde se encuentra ubicada la torre; segundo, la fuerza pública [envió] personal calificado con equipos especiales para detectar y desactivar estos artefactos, y tercero, se [indicó] en qué momento se puede ingresar a la zona,” además de proporcionarle al personal la seguridad necesaria para efectuar su trabajo.

Según el fallo de la Corte Suprema de Justicia, la empresa demandada realizó todos los pasos que debían realizarse cuando se envía personal a un lugar donde se hayan presentado este tipo de atentados contra la infraestructura y además también se verificó que la fuerza pública realizara las labores de desminado y verificación. Sin embargo nunca es posible garantizar completamente que el área se encuentre despejada “dado los materiales empleados por los terroristas”.

En otras palabras, no se cumple con lo mencionado en el artículo 216 del Código Sustantivo del Trabajo que menciona que solo en el suceso en que “exista culpa suficiente comprobada del empleador en la ocurrencia del accidente de trabajo o de la enfermedad profesional, está obligado a la indemnización total y ordinaria por perjuicios”.


Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima segunda edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.