alt

¿Cuál es el tratamiento de los activos intangibles en las NIIF?

Para el cálculo de los activos intangibles se debe conocer de qué tipo de intangible se trata de un activo integrante de un tangible o si se adquiere de manera independiente

05 de julio de 2016

Recientemente la CTCP (Consejo Técnico de contaduría Pública) mencionó que la valuación de los activos intangibles depende de su adquisición conjunta con bienes tangibles o si se adquieren de manera separada.

Para aclarar esto, piénsese en la venta de un software que se adquiere junto con un hardware y que este solo puede funcionar con aquel, por ejemplo la venta de un computador con el sistema operativo Windows incorporado. Sin este software el computador no podría operar.

En este caso el activo intangible debe considerarse una parte integrante del activo tangible y por lo tanto debe ser tratado como “elementos de las propiedades, planta y equipo”.

Si, por otro lado, el activo intangible, como es un programa software, no constituye parte integrante del equipo, en ese caso si deberá tratarse y valorarse bajo el método de activo intangible.

Según las NIIF, para establecer el costo de este tipo de activos se debe sumar dos factores:

El precio de adquisición, incluyendo los aranceles de importación y los impuestos no recuperables, después de deducir los descuentos comerciales y las rebajas.

Cualquier costo directamente atribuible a la preparación del activo para su uso previsto.

¿Qué es un activo intangible?

Estos activos pueden definirse como los bienes inmateriales, como derechos, privilegios, ventajas de competencia valiosos para la contribución en el aumento de los ingresos de una compañía. Para seguir con el ejemplo del software, este se adquiere como un derecho de uso (licencia) llevando a contribuir su valor a la empresa: por ejemplo si se instala en los computadores del personal Microsoft Office, se espera que tal licencia de uso de este software contribuirá a la rentabilidad de la compañía al hacer a sus trabajadores más productivos.

Pero no nos limitemos solo a estos sistemas tecnológicos, también pueden considerarse como intangibles otros aspectos como el Know How que adquiere la empresa, la calidad de su personal, la confianza que transmite su marca y el conocimiento de su mercado y los intereses de sus clientes. En últimas, la empresa no es solo sus oficinas y sus máquinas, también debe reconocerse su experiencia y valor adquirido con los años y la experiencia.

Los intangibles son tan o más importantes que los mismos activos de planta y equipo de una empresa y pueden ser el punto diferenciador entre la inyección de capital por parte de un inversionista o su abandono.

Según la NIC 38 de las NIIF solo pueden reconocerse este tipo de activos siempre, y cuando sea probable que los beneficios económicos atribuidos lleguen a la compañía y luego de ser medido fiablemente el costo de estos. Calcular esta probabilidad solo puede realizarse mediante hipótesis realistas, “razonables y fundadas que representen las mejores estimaciones de la dirección respecto al conjunto de condiciones económicas que existirán durante la vida útil del activo”.


Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima segunda edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.