alt

¿En qué casos pueden aplicarse las medidas cautelares en la importación y exportación de mercancías?

¿En qué situaciones y con qué condiciones la DIAN y la Policía Fiscal Aduanera pueden tomar estas medidas cautelares?

08 de julio de 2016

En algunos casos de importación o exportación de mercancías la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales DIAN y la Policía Fiscal Aduanera pueden realizar inmovilizaciones de mercancías como control previo en el proceso de carga. Estas son las llamadas medidas cautelares de inmovilización y aseguramiento de las carga. Las facultades que tienen tanto la DIAN como la Policía Fiscal Aduanera para tomar estas medidas cautelares están descritas en los artículos 469 y 470 del Estatuto Aduanero.

Pero ¿qué son las medidas cautelares en el proceso de carga? Son básicamente medidas que adopta la autoridad aduanera, ya sea sobre mercancías o las pruebas, para inmovilizarlas en un lugar específico bajo la vigilancia de esta misma autoridad.

En el caso de las mercancías se aplica para garantizar el decomiso de estas o para mantenerlas a disposición de la autoridad aduanera mientras se acredita legalmente su ingreso o permanencia en el país, de igual manera para verificar los requisitos de los regímenes de exportación o tránsito aduanero.

Por otro lado, las medidas cautelares en las pruebas se adoptan para garantizar un medio probatorio en un proceso administrativo.

Cabe anotar que las medidas cautelares de inmovilización y aseguramiento se encuentran establecidas en la Resolución 4220 de 2000, que de igual manera deja claro los tres eventos en los cuales pueden ser aplicadas estas medidas.

• Para verificar los documentos que justifiquen inconsistencias reportadas con respecto a excedentes o sobrantes en número de bultos o exceso de peso si es mercancía a granel.

• Cuando hay errores de identificación de las mercancías.

• Para ejercer control a la carga, cuando existe previa autorización del Jefe de la División de Gestión de Control de Carga si existe un motivo para requerirlo.

La medida cautelar se impondrá mediante un acta en la cual se debe indicar el número de bultos, el peso, el número de unidades de carga, una descripción genérica de la mercancía y el sustento legal correspondiente.

Recordemos que el costo de la inmovilización de la carga correrá por cuenta de la autoridad aduanera y se hará por un máximo de cinco días, dentro de los cuales el importador o exportador podrá presentar la documentación que corresponda para justificar las inconsistencias o el soporte de la operación comercial. Si no es aceptada la justificación o si no se presenta la documentación requerida se procederá a la aprehensión y decomiso de la mercancía según lo expuesto en el Estatuto Aduanero.

Hay que recordar que una medida cautelar puede acarrearle pérdidas de dinero y debilitar su actividad económica, así que es mucho mejor prever las posibles contingencias que surgen de las operaciones aduaneras y evitarse dolores de cabeza que puedan entorpecer su desarrollo empresarial.


Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima segunda edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.