alt

El problema de Google con la Unión Europea

El abuso de posición dominante es un concepto jurídico que se encuentra estipulado en el artículo 84 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

11 de julio de 2016

Desde el año 2010, Google, una de las empresas más importantes y rentables del mundo, se ha visto envuelta en una investigación por violar la Ley Antimonopolio de la Unión Europea. Según este mismo organismo, esta compañía además se ha aprovechado de su posición dominante en el mercado para beneficiar su propio paquete de productos.

La Unión Europea acusó a Google, primero, por exigir a los distintos fabricantes la preinstalación de la “Búsqueda de Google” y del navegador “Chrome” y la preconfiguración de la búsqueda de Google como el servicio de búsqueda por defecto en sus dispositivos, es decir, establecer condiciones de transacción no equitativas. Y segundo, por evitar la venta de dispositivos móviles inteligentes que ejecutan partes del código fuente abierto de Android en sistemas operativos de la competencia, además de dar incentivos financieros a los fabricantes y operadores de redes móviles con la condición de que instalen la “Búsqueda de Google” en sus dispositivos de forma exclusiva.

El abuso de posición dominante es un concepto jurídico que se encuentra estipulado en el artículo 84 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Hay que tener en cuenta que una posición dominante no es ilícita en sí, lo que sanciona la Comisión Europea es el abuso de ese poder.

Lea sobre: La pelea de patentes entre Samsung y Apple continúa y puede dar un giro en la balanza

Según la Comisión Europea “para que se dé el abuso de la posición dominante no se requiere en ningún caso que exista una intención de perjudicar al mercado, basta con que sea un efecto colateral de la actuación de la empresa que tiene esa posición dominante.”.

A esto se le suma una investigación previa de la Unión Europea en 2012 que pretendía determinar si Google estaba obstaculizado ilegalmente el desarrollo y el acceso al mercado de las aplicaciones móviles rivales, en detrimento de otras compañías.

Frente a los cargos Google ha dicho que los acuerdos con los socios, es decir, las relaciones contractuales a las que se refiere la Comisión Europea, son totalmente voluntarios ya cualquiera puede usar Android sin Google.

Lo cierto es que la Unión Europea podría multar a Google con más de 6 mil millones de euros, lo cual sería la multa más grande impuesta por este organismo, superando la impuesta a Microsoft en 2009 por prácticas monopolísticas.


Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima segunda edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.