contrato laboral de realidad

En las relaciones laborales prevalece la realidad.

Requerimientos básicos para considerar un contrato como contrato laboral.

En algunas empresas por mera ignorancia de la normatividad o por el deseo de no reconocer las diferentes obligaciones laborales, como descanso remunerado, seguridad social, prima de servicios, auxilio de cesantías, intereses sobre cesantías, auxilio de transporte (si es el caso), licencias de paternidad y maternidad, y pago de tiempo suplementario, se presenta la suscripción de contrato de prestación de servicios, cuando debido a la actividad se cumple con los requisitos que exige el contrato realidad que enunciaremos más adelante.

Según la sentencia C- 154 de 1997 de la Corte Constitucional se habla de la prevalencia de la realidad frente a las aparencias desde un punto de vista formal:
En los casos que se haya optado por los contratos de prestación de servicios para esconder una relación laboral; de manera que, configura esa relación dentro de un contrato de esa modalidad el efecto normativo y garantizador del principio se concretará en la protección  del derecho al trabajo y garantías laborales, sin reparar en la calificación o denominación que haya adoptado el vínculo que la encuadra, desde el punto de vista formal, con lo cual agota su cometido al desentrañar y hacer triunfar la relación de trabajo sobre las apariencias que hayan querido ocultarla. 

Para evidenciar un contrato laboral de un contrato de prestación de servicios se deben tener en cuenta tres requisitos que se encuentran consignado en el artículo 23 del Código Sustantivo del Trabajo:

a. La actividad personal del trabajador, es decir, realizada por sí mismo;

b. La continuada subordinación o dependencia del trabajador respecto del empleador, que faculta a éste para exigirle el cumplimiento de órdenes, en cualquier momento, en cuanto al modo, tiempo o cantidad de trabajo, e imponerle reglamentos, la cual debe mantenerse por todo el tiempo de duración del contrato. 
c. Un salario como retribución del servicio.

Una vez reunidas estas tres condiciones se entiende que existe una relación laboral y no será de otra forma por el simple cambio de nombre o por otras características que se le agreguen, y deberá estar regida por un contrato de trabajo sea este a término fijo, a término indefinido, contrato por la duración de una labor determinada y contrato accidental o transitorio.

También se puede evidenciar un contrato de trabajo realidad cuando se de un llamado de atención de parte del supuesto contratante al contratista, o la solicitud del supuesto contratista al contratante para que le otorgue un permiso para ausentarse del trabajo. La jurisprudencia de la Corte Suprema ha utilizado estas dos evidencias en muchas oportunidades como prueba de que existe una relación laboral, ya que se da una de las características más importantes en ésta: la facultad del “contratante” para exigirle el cumplimiento de órdenes al “contratista”1.

De esta manera aquel que se sienta afectado por un trato injusto en su relación con el contratante y sienta que no están siendo respetados sus derechos como trabajador al considerar que existe una relación laboral, podrá demandar por vía judicial competente el reconocimiento de la existencia de la vinculación laboral y las consecuencias derivadas del presunto contrato relacionadas con el pago de prestaciones sociales.

De todo lo anterior podemos concluir que el contrato de trabajo no requiere de términos específicos y formales para determinar la relación laboral que se define entre las partes. Es suficiente que concurra los elementos esenciales del contrato laboral anteriormente mencionados y  que las partes que conforman dicho contrato se encuentren sometidas al Código Sustantivo del Trabajo, es decir, que no importa la forma como se adopte o la denominación que se le identifique, lo que realmente importa es la prestación permanente del trabajo y su carácter de subordinación.

 1.Tomado de la web http://www.gerencie.com/un-llamado-de-atencion-o-una-solicitud-de-permiso-pueden-ser-pruebas-para-demostrar-la-existencia-de-un-contrato-de-trabajo-realidad.html el día 4 de septiembre de 2012.