alt

El proceso para salir de la Unión Europea

El pasado 24 de junio los británicos votaron por salir de la Unión Europea, pero todo indica que continuarán durante dos años más.

26 de agosto de 2016

Desde la victoria del brexit el pasado 23 de junio parece que ha pasado un huracán sobre Gran Bretaña: todo se encuentra patas arriba, no hay una pizca de orden y no se sabe cómo empezar a arreglar la casa.

El anuncio es claro: la mayoría de los votantes desean desvincularse de la Unión Europea – es el fin al que se apunta-, pero el cómo ya es maíz de otro costal.

No es clara la manera de empezar la desvinculación, quién debe hacerlo y cuánto tiempo se dispone; incluso se debate si la decisión de los británicos es apenas una consulta, o por otro lado que la decisión de los ciudadanos británicos es letra escrita con sangre.

 La causa de abandonar un proyecto de integración europea que ha venido construyéndose desde hace un poco más de 50 años (con la creación de varias uniones económicas como la Comunidad Económica Europea, Benelux y la Comunidad Económica del Carbón y el Acero) fue la perversión de los objetivos que esta unión prometía: la libre movilidad de bienes y capitales entre estos países, la eliminación de aduanas y demás tarifas para-aduaneras, la libre realización de prestación de servicios entre privados de diferentes países y la libre movilidad de personas.

Lea sobre: Estados Unidos abre el espectro de alta frecuencia para la tecnología 5G

Tales objetivos en vez de facilitar las relaciones entre los estados miembros se había venido convirtiendo en una camisa de fuerza en dos vías: la soberanía y libertad de decisión de los países en distintos temas considerados como de política interna; y las limitaciones que tiene este mismo país soberano para iniciar nuevas relaciones comerciales o políticas con otros afuera de la unión.

La profundización en estos temas fue analizado por “Brexit, The Movie”, documental de poco más de una hora y publicado en la famosa red de YouTube a un mes antes de las votaciones. Se sospecha que este trabajo inf luenció la decisión de los británicos y los llevó a decidir que lo mejor para su país y sus vidas era salirse de la Unión Europea.

Sin embargo, no es claro qué es lo que va a suceder a continuación. Lo cierto es que se deberá hacer efectivo el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que dicta el proceso para retirarse de la Unión, pero no el cómo: el primer ministro (en este caso primer ministra Theresa May) podría hacer efectivo el artículo con una orden ejecutiva, o es necesario que tal proceso deba primero entrar a ser discutido en el Parlamento.



alt

 

La discusión se centra en que si la decisión de retirarse de la UE es ya un hecho mediante la consulta de junio, sobraría entonces que el parlamento le diera luz verde; siendo que la voz del pueblo habló de manera directa, no sería necesaria la intermediación de sus representantes.

Este mismo artículo menciona que el proceso de abandono de la UE puede durar hasta dos años desde el momento en que se notifica al Consejo Europeo, y que durante este tiempo se realizará la negociación de los términos de la salida.

Como es la primera vez que se aplica este artículo, nadie está seguro sobre de qué se trata esta negociación. Boris Johnson, reciente ministro de Asuntos Exteriores y uno de los líderes de la campaña por el brexit, sería el encargado de entregar la notificación de retiro, sin embargo, al cierre de esta decisión, aunque este sostenía que la salida es un hecho, no mencionó cuándo se tenía pensado esta notificación.

Vea más: No existe claridad sobre el pago de seguridad social por trabajos en el exterior

Mientras tanto, la Unión Europea seguirá con el mismo número de miembros y seguirá tratando y aplicando sus políticas y normas a este país de igual manera como si no existiera ningún brexit de por medio.



alt

 

Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima tercera edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.