alt

El no nacido tiene protección a su vida, pero eso no lo hace una persona: Corte Constitucional

La batalla entre los Pro Vida y los Pro Elección ahora entra en la arena sobre cuándo se establece que se inicia la existencia jurídica de la persona: al momento del nacimiento o de la concepción.

06 de octubre de 2016

El debate jurídico por establecer cuándo inicia la existencia legal de las personas aún no termina y es muy improbable ver algún tipo de resolución en el futuro cercano.

Recientemente la Procuraduría General de la Nación envió una solicitud a la Corte Constitucional para que anule la sentencia C-327 de 2016, en la que se estableció como exequible el discutido artículo 90 del Código Civil colombiano, que dice: “La existencia legal de toda persona principia al nacer, esto es, al separarse completamente de su madre.”

Para la Procuraduría, tal enunciado estaría en contravía de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos - que forma parte del bloque de constitucionalidad colombiano -, al mencionar en su artículo 4 sobre el derecho a la vida, que “este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción”.

Para el ente de control establecer el momento cuando inicia la existencia legal de las personas es fundamental, por motivo a que, si su existencia inicia desde la concepción, el derecho a que se le respete su vida inicia también en ese mismo momento. En últimas, desde un punto de vista jurídico, si se aplicaran los argumentos de la Procuraduría, la batalla entre los Pro Vida y los Pro Elección se zanjaría de una vez, derrotando los primeros a los últimos.

Conozca sobre: Se limita la capacidad de afiliación de las EPS intervenidas por la Superintendencia de Salud

¿Qué dijo la Corte Constitucional?

Para este alto tribunal era necesario primero conocer el alcance de la norma contenida en esta convención y para esto se sirvió de la jurisprudencia en este tema emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, sosteniendo que lo emitido por esta corte internacional sirve como criterio relevante para fijar el alcance de los derechos y deberes contenidos en el ordenamiento jurídico interno.

De esta manera se estipuló que el alcance de este derecho a la vida desde la concepción no es absoluto, al estudiar un caso en Costa Rica, en el que la Corte Constitucional de ese país había denegado la actividad de la fertilización in vitro, ya que la práctica implicaba la pérdida potencial (muerte) de varios embriones.

Esta corte internacional falló en el caso denegando el fallo del alto tribunal de Costa Rica y mencionando que este derecho “a partir del momento de la concepción” admitía excepciones; o sea que no puede concebirse como absoluto.



alt

 

La misma corte internacional mencionó que este derecho mencionado en la convención tiene la designación de la palabra “en general”, que se aplica cuando no existe un conflicto con otros derechos. Como por ejemplo la posibilidad de introducir en las legislaciones de cada país casos en los que sería posible interrumpir el embarazo (en Colombia existen tres).

Para la Corte Constitucional colombiana la vida, como valor, tiene una “protección proporcional frente al alcance y contenido de los derechos sexuales y reproductivos, el derecho a la vida, el derecho a la salud, el libre desarrollo de la personalidad y la autonomía de las mujeres.”; puede ser reforzada, pero no absoluta; siempre existirán excepciones, como es el derecho a morir dignamente.

Entérese de: Responsabilidad del empleador en la seguridad en el trabajo

En cuanto a la posible contradicción entre el Código Civil colombiano y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el alto tribunal sostuvo que esta se solventa con el siguiente artículo del Código (artículo 91) que menciona que “la ley protege la vida del que está por nacer”; y además que el artículo demandado no es que le niegue la vida al nasciturus, sino solo la existencia legal de la persona.

La Procuraduría no recula en su lucha Casi inmediatamente después de que se conociera el contenido de esta sentencia, la Procuraduría indicó su desacuerdo, sosteniendo que el centro del debate no fue tocado por el alto tribunal, el cual es la existencia legal de las personas. Lo cual llevó a un desenlace distinto del que se podría esperar si se hablara sobre la personalidad jurídica del no nacido.



alt

 

Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima cuarta edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.