alt

Noruega le apuesta a la compra de derechos de compensación de emisiones de carbono

Los derechos de compensación de emisiones de carbono es un sistema en el cual los países contaminantes pueden pagar a otras naciones para que éstas limiten sus propias emisiones.

07 de octubre de 2016

Después de lo acordado en la COP21 el año pasado en la ciudad de París, Francia, muchos países europeos han tomado una serie de medidas para reducir las emisiones de carbono, cumplir con las metas propuestas y reducir el calentamiento global.

Entre estas, se encuentra la tomada recientemente por el parlamento noruego que aprobó un programa acelerado para llegar a cero emisiones en 2030, adelantándose 20 años en sus compromisos, a través de un programa de balances. Tengamos en cuenta que Noruega emite anualmente 53 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Los planes de este país escandinavo se basan más en la compra de derechos de compensación que en la reducción de las mismas. Algunos sectores del parlamento no ven posibles estos objetivos tan ambiciosos, ya que Noruega es uno de los mayores productores de gas y petróleo del mundo: este sector representa el 45% de sus exportaciones.

Conozca: INFOGRAFÍA - Obligaciones de las empresas en la preservación de las fuentes hídricas

¿Qué es la compra de derechos de compensación?

Los derechos de compensación de emisiones de carbono es un sistema en el cual los países contaminantes pueden pagar a otras naciones para que éstas limiten sus propias emisiones, basadas en la asistencia y ayuda en programas medioambientales en países en vías de desarrollo, principalmente.

Sin embargo esta medida no cayó muy bien en algunos sectores del país escandinavo, ya que el plan no establece medidas que contribuyan a la reducción de emisiones de carbono en sus procesos de exploración y extracción de petróleo y gas. El Ministro del Clima de ese país, Vidar Helgesen, ha dicho que “la medida no trata la reducción nacional de emisiones más allá de aquello a lo que ya contribuiremos en el marco de la política ambiental de la Unión Europea”.

Las medidas establecidas en el acuerdo aprobado por el legislativo noruego se basan en recurrir al sistema de comercio de emisiones de la Unión Europea, en la cooperación internacional y en la cooperación basada en proyectos, integrándose al más grande mercado de carbono en el mundo: el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea. Si bien Noruega no hace parte de la UE, sí mantiene estrechos vínculos y acogerá este régimen para la compra derechos de compensación. .



alt

 

Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE

Esta medida política de la UE establece un límite sobre la cantidad total de gases de efecto invernadero que pueden emitir compañías incluidas en el régimen. Las empresas reciben o compran derechos de emisión que pueden comercializar entre sí según convenga. También pueden comprar cantidades limitadas de créditos internacionales de proyectos de reducción de emisiones en todo el mundo. El límite sobre el número total de derechos disponibles garantiza que tengan un valor.

Al final de cada año, cada empresa debe entregar suficientes derechos para cubrir todas sus emisiones ya que, de no ser así, se le impondrán fuertes sanciones. Si una empresa reduce sus emisiones, puede conservar sus derechos sobrantes para cubrir necesidades futuras, o bien venderlos a otra empresa que no tenga suficientes.

Sepa sobre: El proceso para salir de la Unión Europea

En contraste, Noruega ha decidido aumentar la producción de petróleo en zonas con ecosistemas frágiles y sus emisiones se incrementaron en un 1,5% en 2015, lo que confirma que su intención es en definitiva no reducir sus emisiones, más bien comprar los derechos de emisión a otros países.


alt

 

Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima cuarta edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.