alt

Espacios diferentes, resultados diferentes

 

“Un par de amigos de la universidad pasaron a visitarme y uno de ellos nos solicitó permitirle trabajar en nuestra oficina, porque sentía que allí le rendiría más; sus palabras textuales fueron ‘aquí sí dan ganas de trabajar”

11 de octubre de 2016

Autor: Camilo Rodríguez Botero
Analista de Consultoría en Cauac

Hace más de 4 años que estoy en esta empresa de consultoría y en este tiempo hemos comprado una nueva oficina en un reconocido sector empresarial de la ciudad de Bogotá. ¿Y qué con eso?, pues bien, les contaré muy resumidamente las implicaciones de este trasteo:

Muchos hemos hecho trasteos y todos sabemos lo tedioso de la tarea. Tener que guardar todo, botar lo que ya no sirve y que teníamos guardado sin saber, volver a sacar todo para ubicarlo en la nueva oficina, entre otras tareas que trae consigo un cambio de oficina, casa o apartamento. También fue una lucha titánica que los muebles, instalaciones eléctricas, instalación de servicios de internet y telefonía fueran cumplidos, pero después de todo este trabajo, los resultados son impresionantes.

La nueva oficina es sumamente linda, llena de vida, un ambiente totalmente distinto al de cualquier oficina que conozca y, por lo mismo, un escenario que motiva, inspira y atrae a la gente a trabajar.

Las primeras visitas de los clientes fueron muy particulares, ya que venían a una sesión de coaching de una hora y terminábamos utilizando 20 ó 30 minutos de ese tiempo para presentarles las nuevas instalaciones. Nos ocurrió lo mismo en casi todas las visitas de los primeros 2 meses. ¡Eso nos llenó de alegría! A la gente le encanta venir, sin importar si son clientes o empleados. Es más, un par de amigos de la universidad pasaron a visitarme y uno de ellos nos solicitó formalmente el favor de permitirle trabajar en nuestra oficina, porque tenía mucho trabajo y sentía que allí le rendiría más; sus palabras textuales fueron “aquí sí dan ganas de trabajar”.

Desde que estamos en la nueva oficina, bajo este gran ambiente, el día se pasa volando y la efectividad ha aumentado. Ese tiempo que ahorramos en cada responsabilidad que tenemos, nos permite conocernos más como personas, sentados en una bonita mesa, tomando unas deliciosas onces y conversando.


Conozca: Los Comportamientos Emergentes

Toda la historia que acabo de contar tiene un objetivo muy particular: invitarlos a transformar sus espacios de trabajo o buscar escenarios para desarrollar sus responsabilidades, que tenga el ambiente y las herramientas (gadgets) que a ustedes les gusta. Si se sienten a gusto, no importa si es un café o parque, los resultados que encontrarán serán absolutamente distintos al que consiguen en un cubículo de 8:00 am a 5:00 pm en las oficinas convencionales.

Lo anterior no es mi caso particular o el de la empresa donde trabajo, sino es la replica de un concepto de espacios desestructurados, libres, abiertos y modernos que ha entrado a distintos países y ahora está en Colombia.

El caso Urban Station es una nueva propuesta para quienes buscan combinar la vida profesional con la interacción social y valoran el trabajo en equipo, las oportunidades y la sinergia con otros profesionales; además de la calidez de una casa o las comodidades de un café.

El concepto nació en Buenos Aires con localización del espacio, un diseño moderno y funcional, con todas las facilidades para suplir las necesidades de los trabajadores móviles, y un portafolio de productos muy flexible de manera que cualquier persona pueda obtener justo lo que necesita. También se está trabajando mucho en marcar esa sutil diferencia entre el cálido ambiente de café y las necesidades funcionales de una oficina.



alt

 

Y es que poderle ofrecer a nuestros colaboradores ambientes de trabajo modernos, innovadores, creativos o al menos darles la oportunidad de trabajar desde donde quieran es una inversión, no un gasto. Como organización tenemos la responsabilidad de proveerle a nuestra gente todas las herramientas que requieren para ejecutar bien sus responsabilidades y eso no se refiere únicamente a una mesa, una silla, computador e internet. No, realmente se refiere a que si quiero sacar lo mejor de cada persona y lograr alineación y compromiso de ellos hacia los objetivos corporativos, entonces debo permitirles tener un espacio donde la creatividad y la innovación emerjan espontáneamente. Si el espacio físico de su oficina se lo permite, entonces convierta todo en espacios abiertos, abandone los cubículos, no restrinja el acceso a páginas web (excepto sitios xxx), no encierre 8 horas a un creativo en 4 paneles de tela o plástico azul y espere que tenga las mejores ideas o las más creativas; no, no, ¡nooo!… Pare ya de hacer más de lo mismo e invierta en su gente y en sus instalaciones.

Entiendo que es difícil romper el paradigma de que si no se está encima de la gente, pues ellos sencillamente no trabajan y van es a “calentar puesto”, pero las cifras no mienten y en realidad usted está desaprovechando el talento.


Sepa sobre: La Gerencia Humanista

A estas alturas usted debe estar pensando “bueno sí, eso suena muy chévere, pero ¿qué gana mi empresa al invertir en las instalaciones y en cambiar sus prácticas organizacionales?”

Pues bien, una organización con empleados felices y comprometidos aumenta sus ingresos operacionales en al menos 20%, sus ingresos netos desde un 15%; la rentabilidad aumenta alrededor del 21% con reducciones en costos operacionales del 10%. (Comparar con Doctores George H. Labovitz y Victor Rosansky, autores del libro: “Rapid Realignment").

En 4 palabras, “mejores ambientes, mejores resultados” y es verídico.



alt

 

Este artículo fue publicado originalmente en la vigésima cuarta edición del periódico Activo Legal. Si desea obtener esta información de manera actual y rápida, haga click en suscripciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de Activo Legal SAS.