alt

Activo Legal abre fronteras en la Península Escandinava.

Publicado en Documento Petroleoenergético en su edición de diciembre número 16

El vertiginoso crecimiento de la actividad petrolera del país ha hecho pensar a varias instituciones colombianas, entre otras a Activo Legal, en la necesidad de incorporar normas y experiencias de otros países como Noruega a la las necesidades legales de exploración y explotación mar adentro por ser esta una actividad que apenas se inicia en el país y cuya magnitud de riesgo e impacto ambiental no está suficientemente bien contemplada en la legislación nacional.

En Colombia las normas técnicas de exploración y producción se encuentran desactualizadas teniendo en cuenta que el avance tecnológico de la exploración y explotación de hidrocarburos mar adentro, Offshore, como se dice en inglés, es mucho mayor que lo que está consagrado en la variada legislación colombiana sobre protección del medio ambiente marino, sobre todo en lo pertinente a prevención y contaminación ambiental por derrame de hidrocarburos en aguas de mar territorial.

No se cuenta con una regulación específica para las condiciones de trabajo de las personas que laboran en exploración de hidrocarburos costa fuera o dentro del continente. Para ello se requiere una legislación específica que atienda los factores de riesgo ocupacional.

Martín Sánchez, socio de la firma Activo Legal, que formó parte de una misión comercial que visitó a Noruega recientemente para conocer sobre el terreno las experiencias de ese país en el campo de la exploración y explotación offshore, consideró supremamente importante realizar un acercamiento a otros países que ya cuentan con gran bagaje en este tipo de exploración y explotación.

En el caso de Noruega se puede aprender mucho porque este es uno de los países líderes en el campo de la exploración offshore. Noruega, dijo, no es una nación monopolizadora del sector petrolero, antes bien, adopta muchas medidas prácticas y sencillas para atraer la inversión extranjera.

En entrevista que concedió a DOCUMENTO PETROLEO ENERGETICO, explicó la importancia de esta experiencia porque la aplicación en Colombia de algunas de las normas noruegas puede convertirse posteriormente en una parte de la legislación nacional sobre el tema.

Noruega produce diariamente 2.3 millones de barriles de crudo dentro de la modalidad offshore, por eso se considera que es uno de los países líderes, si no el primero, en este esquema, que tiene bien clara y definida su legislación en la exploración y explotación offshore.

Refiriéndose a Colombia, Sánchez expresó que no existen normas claras que reglamenten las condiciones técnicas de la explotación y exploración de hidrocarburos, osea de los recursos naturales no vivos que se encuentran en el lecho del mar patrimonial o en el subsuelo del mar territorial de la plataforma continental del país.

Al hacer el balance de las legislaciones de Noruega y Colombia sobre la seguridad y la salud en las labores offshore anotó que aquí hay muchas deficiencias a la hora de aplicarlas a un trabajo en plataforma petrolera marítima.

La delegación colombiana que fue a Noruega, de la cual formó parte Activo Legal, fue organizada por la Cámara de Comercio Colombo-Nórdica, entidad que respaldó los trabajos de Activo Legal para generar materiales académicos y de consulta con los cuales se demuestra que uno de los pilares del Bufete de abogados es la educación y conceptualización jurídica. En esta forma, Activo Legal, emprende uno de los más ambiciosos proyectos, como es la internacionalización de sus asesorías.

Sánchez precisó que Activo Legal está en condiciones de prestar toda clase de servicios de asesoría jurídica permanente a empresas de todos los sectores tanto colombianas como extranjeras que quieran vincularse al desarrollo nacional.

Hizo hincapié en que las experiencias noruegas en el campo de los hidrocarburos son fundamentales en momentos en que Colombia está empezando el gran boom minero energético, considerado como la principal locomotora del desarrollo y que en una u otra forma se pueden convertir en base de la política sectorial con beneficios a nivel nacional y regional.

Noruega tiene un modelo económico y político bien diferente al colombiano. Es así como en Colombia prevalece un estado social de derecho con muchas oportunidades de mejora, cuando en el país nórdico se aplica un estado social de bienestar, pero al amparo de una democracia participativa de verdad.

El modelo de contrato que se aplica en el campo de los hidrocarburos está bien distante del colombiano. Mientras aquí se emplea un modelo de concesional de regalías que implica una participación proporcionalmente basa o para la nación, en Noruega se utiliza un esquema donde la empresa petrolera es propietaria de todo el recurso asociado al negocio de explotación, pero debe pagar al estado impuestos del orden del 78%.

Allí no hay pago de regalías, pero la clave del éxito está en la tecnificación y la investigación. El recurso petrolero no es del Estado sino de quien lo extrae y los recursos que se obtienen se manejan a través de un Fondo que tiene una política de gasto social muy de acuerdo con la realidad del país y solo un porcentaje pequeño se destina a infraestructura e investigación y el resto se guarda, con la convicción de que la actividad petrolera en algún momento llegara a su ocaso.

Sánchez indicó que el modelo colombiano es bueno pero hay que mejorar las condiciones contractuales, haciendo énfasis en el desarrollo del sector a través de la inversión. Llevamos 40 años y hasta ahora están apareciendo los inversionistas, nos falta investigación para conocer nuestra realidad petrolífera, comentó.

Pero tal vez lo más significativo, como lo destaca Sánchez, es la claridad, transparencia y rigor en las normas que rigen la actividad de exploración y explotación, bien diferentes a la situación colombiana donde no se encuentran disposiciones claras que describan la manera técnica como debería adelantarse esta actividad para prevenir cualquier daño ambiental