alt

Pensiones especiales de vejez para trabajadores que tengan labores de alto riesgo.

Las pensiones especiales son un régimen dirigido para aquellos trabajadores que, por sus funciones, se les vea afectado su expectativa de vida y su salud.

10 de abril de 2013.

En los trabajos de alto riesgo surgen diferentes preguntas sobre el monto, el porcentaje y la forma de cotización en el Sistema de Seguridad Social Integral. Los trabajadores, al igual que con la cotización en riesgos laborales, ¿tendrían que tener alguna especialidad referente a sus demas cotizaciones en salud y en pensiones? Como sabemos, en el sistema de riesgos laborales existen diferentes niveles de riesgos, en el cual, el V es el más alto y tiene unas normas específicas. Por ejemplo en la Ley 1562 de 2012, los trabajadores que están contratados por prestación de servicios, el pago de sus riesgos laborales debe ser asumido por el contratante. Este es una sola de las diferentes especificidades que tiene el Sistema de Seguridad Social para este tipo de trabajadores. Ahora veamos los temas en seguridad social que deben tener en cuenta los empresarios que emplean trabajadores y que por sus funciones se encuentran en el nivel más alto del riesgo laboral. 


En primer lugar, la concepción del Sistema de Seguridad Social Integral se encuentra establecida como, el conjunto de instituciones, normas y procedimientos, que dispone la persona y la comunidad para gozar de una calidad de vida conforme a los preceptos constitucionales y legales de manera progresiva que buscan proporcionar la cobertura de manera integral de las contingencias, las cuales se encuentran divididas en Salud, Pensión por Vejez y aquellas derivadas de Riesgos Laborales.

La Ley 1562 de 2012 estipula que el Sistema General de Riesgos Laborales (SGRL) es el conjunto de entidades públicas, privadas, normas, procedimientos, y disposiciones de salud ocupacional, que se encuentran destinados a prevenir, proteger y atender a los trabajadores de los efectos de las enfermedades y los accidentes que puedan ocurrirles con ocasión o como consecuencia del trabajo que desarrollan.

Hay actividades de la empresa que pueden afectar en diferentes proporciones la salud del trabajador, es decir, que para efectos de cotización a los trabajadores como afiliados al SGRL son catalogados distintos Niveles de Riesgo, situación que esta prevista en el Decreto 1295 de 1994, así:

“...Artículo 25. Clasificación de empresa. Se entiende por clasificación de empresa el acto por medio del cual el empleador clasifica a la empresa de acuerdo con la actividad principal dentro de la clase de riesgo que corresponda y aceptada por la entidad administradora en el termino que determine el reglamento.
Cuando una misma empresa tuviese mas de un centro de trabajo, podrá tener diferentes clases de riesgo, para cada uno de ellos por separado, bajo un misma identificación, que será el numero de identificación tributaria, siempre que exista diferenciación clara en la actividad que desarrollan, en las instalaciones locativas y en la exposición a factores de riesgo ocupacional...”


En el Decreto 1607 de 2002, se establece la Tabla de Niveles de Riesgo para efectos de los pagos, en cumplimiento de las disposiciones siguientes del Decreto 1295 de 1994. Las actividades de Alto Riesgo Laboral son aquellas catalogadas en Nivel IV (Alto) y V (Máximo), en la denominada “Tabla de Clasificación de Actividades Económicas”, la cual tiene como objetivo, determinar el porcentaje correspondiente al pago de las cotizaciones al Sistema General de Riesgos Laborales de los afiliados al SGRL.

Tratándose del Sistema General de Pensiones, el mismo se encuentra regulado en la Ley 100 de 1993 consagrando en el Artículo 1°, lo siguiente:

“...El Sistema General de Pensiones tiene por objeto garantizar a la población, el amparo contra las contingencias derivadas de la vejez, la invalidez y la muerte, mediante el reconocimiento de las pensiones y prestaciones que se determinan en la presente ley, así como propender por la ampliación progresiva de cobertura a los segmentos de población no cubiertos con un sistema de pensiones...”

Este sistema se aplica a todos los habitantes del territorio nacional y es independiente del Sistema General de Riesgos Laborales. Esto, debido a que las contingencias que cubre no son las derivadas de los factores de riesgo laboral, sino de las situaciones de Vejez, Invalidez y Muerte. No obstante, por tratarse de un Sistema de Seguridad Social Integral, existen ocasiones en que circunstancias como la Invalidez y la Muerte generan pensiones o prestaciones económicas derivadas de la relación laboral, ya sea por un accidente de trabajo que produce la muerte o invalidez del trabajador, o una enfermedad laboral, que genera incapacidad permanente parcial, invalidez o muerte. Sin embargo, hay que tener claro que el pago de estas prestaciones se hará a través del Fondo de Pensiones regulado por la Ley 100 de 1993 con las variaciones del IBL regulados en el Decreto 1295 de 1994 y las normas complementarias del mismo para estos casos.

Si bien es cierto lo mencionado con anterioridad, también tenemos que para este Sistema, independiente del SGRL, existen ciertas actividades específicamente establecidas por el ordenamiento jurídico, que constituyen Alto Riesgo para efecto de las cotizaciones de los trabajadores afiliados al Régimen de Prima en el Sistema General de Pensiones.

Al respecto, tenemos que esto se encuentra regulado en el Decreto 2090 de 2003 que establece una “Pensión Especial de Vejez”, derivada de las Actividades consideradas por esta norma como de Alto Riesgo para el Sistema General de Pensiones, como lo señala el Preámbulo de la norma así:

“...Que de conformidad con los estudios realizados se han determinado como actividades de alto riesgo para el Sistema General de Pensiones aquellas que generan por su propia naturaleza la disminución de la expectativa de vida saludable del trabajador, independiente de las condiciones en las cuales se efectúe el trabajo...”

Lo cual significa, que a pesar de ser una actividad catalogada con un Alto Nivel de Riesgo en el SGRL, las mismas, implican un detrimento en la expectativa de vida del trabajador. Para mayor claridad sobre esto, dichas actividades se encuentran establecidas en el Artículo 2° del Decreto 2090 de 2003, las cuales se transcriben:

“...1. Trabajos en minería que impliquen prestar el servicio en socavones o en subterráneos.
2. Trabajos que impliquen la exposición a altas temperaturas, por encima de los valores límites permisibles, determinados por las normas técnicas de salud de salud ocupacional.
3. Trabajos con exposición a radiaciones ionizantes.
4. Trabajos con exposición a sustancias comprobadamente cancerígenas.
5. En la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil o la entidad que haga sus veces, la actividad de los técnicos aeronáuticos con funciones de controladores de tránsito aéreo, con licencia expedida o reconocida por la Oficina de Registro de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil, de conformidad con las normas vigentes.
6. En los Cuerpos de Bomberos, la actividad relacionada con la función específica de actuar en operaciones de extinción de incendios.
7. En el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, la actividad del personal dedicado a la custodia y vigilancia de los internos en los centros de reclusión carcelaria, durante el tiempo en el que ejecuten dicha labor. Así mismo, el personal que labore en las actividades antes señaladas en otros establecimientos carcelarios, con excepción de aquellos administrados por la fuerza pública...”


De igual manera, el Acto Legislativo 01 de 2005 en su Artículo 1°, establece en el "Parágrafo transitorio 5o” lo siguiente:

“...De conformidad con lo dispuesto por el artículo 140 de la Ley 100 de 1993 y el Decreto 2090 de 2003, a partir de la entrada en vigencia de este último decreto, a los miembros del cuerpo de custodia y vigilancia Penitenciaria y Carcelaria Nacional se les aplicará el régimen de alto riesgo contemplado en el mismo.(...)".

Como consecuencia de ello, se causa una “Pensión Especial de Vejez” únicamente para los trabajadores que ejercen estas actividades enunciadas, a quienes se les tendrá que cotizar al Régimen de Prima Media con prestación definida del Sistema General de Pensiones, con un beneficio adicional.

Ahora bien, ésta pensión se causará en favor del trabajador cuando se cumplan los siguientes requisitos de edad y semanas cotizadas:

“... ARTÍCULO 4o.
1. Haber cumplido 55 años de edad.
2. Haber cotizado el número mínimo de semanas establecido para el Sistema General de Seguridad Social en Pensiones, al que se refiere el artículo 36 de la Ley 100 de 1993, modificado por el artículo 9o de la Ley 797 de 2003.
La edad para el reconocimiento especial de vejez se disminuirá en un (1) año por cada (60) semanas de cotización especial, adicionales a las mínimas requeridas en el Sistema General de Pensiones, sin que dicha edad pueda ser inferior a cincuenta (50) años....”


Por lo anterior, el Artículo 5° del mencionado Decreto, establece un Monto Especial para dicha pensión, ya que el objetivo de la norma, es compensar al trabajador en su vejez por el detrimento en su salud y expectativa de vida derivado del Alto Riesgo al que estuvo sometido durante la ejecución de sus servicios.

Así las cosas, la cotización de esta pensión es la prevista en la Ley 100 de 1993, más diez puntos adicionales a cargo del empleador, mejorando el Indice Base de Liquidación de la Pensión al momento de su causación.

Ahora bien, según el mismo Decreto 2090 de 2003 el Artículo 8, establece la vigencia del régimen de Pensión Especial de Vejez, de la siguiente manera:

“... El régimen de pensiones especiales para las actividades de alto riesgo previstas en este decreto, solo cubrirá a los trabajadores vinculados a las mismas hasta el 31 de diciembre del año 2014.
El límite de tiempo previsto en este artículo podrá ampliarlo, parcial o totalmente, el Gobierno Nacional hasta por 10 años más, previo concepto del Consejo Nacional de Riesgos Profesionales."


Entonces tenemos que, los trabajadores que cumplan los requisitos de edad y semanas cotizadas conforme al Decreto 2090 de 2003, tendrán derecho a Pensión Especial de Vejez siempre y cuando sea hasta el 31 de diciembre del año 2014, y el Gobierno Nacional podrá extenderlo 10 años más con concepto previo de el Consejo Nacional de Riesgos Profesionales a partir del 31 de diciembre de 2014, aquellos que no han causado el derecho a la pensión, continuarán cobijados por este régimen hasta que cumplan los requisitos de edad y semanas cotizadas de mencionado Decreto.

Finalmente, a partir de 1° de enero de 2015, sin perjuicio de la extensión que otorgue el Gobierno Nacional, se entiende que los trabajadores que desempeñen estas actividades de alto riesgo del Decreto 2090 de 2003, cotizarán de acuerdo al Régimen General de Pensión de la Ley 100 de 1993 y la Ley 797 de 2003.

La independencia de las actividades de alto riesgo en el SGRL, debido a que son normas específicas sobre el sistema, el cual es independiente al ámbito pensional. Por tal razón, las actividades de Alto Riesgo en el Sistema Pensional son únicamente las enunciadas en el Decreto 2090 de 2003 cobijando únicamente a aquellos trabajadores que desempeñen esas actividades enunciadas para dicho sistema, y a pesar de que se encuentren determinadas en la Tabla de Riesgos Laborales con un Nivel V, no implica que todas las actividades de éste nivel correspondan a las enunciadas en tal normatividad, y por tanto determinen la obligación de cotizar los 10 puntos adicionales a cargo del empleador.



En conclusión podemos decir que los Sistemas de Riesgos Laborales y de Pensiones son independientes entre ellos, pero hacen parte de la Seguridad Social de manera Integral. De ello las actividades catalogadas en Nivel de riesgo alto y máximo (IV y V) en SGRL, son independientes a las catalogadas como Riesgo Alto en materia Pensional. Las de este último son únicamente las establecidas por el Gobierno Nacional a través del Decreto 2090 de 2003, y generan una Pensión Especial de Vejez, a los trabajadores que desempeñen esas labores, toda vez que tales actividades disminuyen la expectativa de vida de los mismos.

Autor: Camilo Ovalle
Abogado de Activo Legal.