pago indemnizacion responsabilidad extracontractual

Pago de indemnización por Responsabilidad Extracontractual

Para el pago de una indemnización se deberá calcular el daño patrimonial y extrapatrimonial

16 de septiembre de 2013

La Responsabilidad Civil puede clasificarse en Responsabilidad Contractual y Extracontractual. La primera, como su nombre lo indica, se da cuando se transgrede un deber impuesto en un contrato. Por el contrario, la Responsabilidad Extracontractual se genera con el daño a un tercero como consecuencia de actividades que crean riesgos a personas ajenas a la misma (por ejemplo la conducción de un automóvil o el desarrollo de una actividad industrial).

Según el artículo 2341 del Código Civil, existe responsabilidad extracontractual cuando quien por delito o culpa, está obligado a indemnizar los perjuicios causados a un tercero. Esto también es desarrollado por la Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, para la cual la reparación de los daños causados se encuentra en cabeza de quien ejerce este tipo de actividades y que en el momento del daño tenía bajo su esfera de control el gobierno, dirección, administración del riesgo. Esto solo puede ser exonerado si se demuestra que no tenía estas facultades, ya sea por transferencia de su dominio o por que el daño no se encuentra relacionado con el ejercicio de la actividad peligrosa ya sea por fuerza mayor, caso fortuito o culpa exclusiva de la víctima.

La indemnización causada por la responsabilidad extracontractual puede dividirse en dos conceptos: el daño patrimonial, y el daño extrapatrimonial.

Daño Patrimonial: En principio, la acción dañina puede recaer en forma inmediata sobre bienes patrimoniales o extrapatrimoniales de los perjudicados; a su vez, la lesión de ese bien puede repercutir en otros bienes patrimoniales o extrapatrimoniales de la víctima directa o de terceras personas, parientes o no, del primer perjudicado. Dentro de este concepto podemos encontrar el daño emergente y el denominado lucro cesante.

-Daño emergente: Hay daño emergente cuando un bien económico salió de la esfera patrimonial de la víctima, como son, por ejemplo, los gastos en que hubiese incurrido la víctima en un accidente de tránsito, tales como servicios médicos, terapias de rehabilitación, medicamentos, pérdida de capacidad laboral, entre otros.

-Lucro cesante: Nos referimos a lucro cesante en el supuesto en que un bien económico, o una expectativa legítima se perdió en razón del accidente. Si seguimos con el ejemplo de un accidente de tráfico, pueden ser entonces los salarios dejados de percibir por la víctima, durante el tiempo de incapacidad.

Daño extrapatrimonial: Los individuos poseen también bienes de carácter extrapatrimonial, como pueden ser la tranquilidad, la libertad, la honra, la buena imagen, la vida en relación, la vida en sociedad, la intimidad, y otra gran cantidad de bienes que son difícilmente mesurables, por cuanto se refieren directamente a la esfera personal y afectiva de la víctima. Sin embargo, que dichos bienes no sean valorables en dinero, no significa que dichos bienes no deban ser reparados a la persona que sufrió un daño.

Si bien la valoración de éstos perjuicios son dependientes de cada persona afectada por el acto dañino, la jurisprudencia ha otorgado unos parámetros mediante los cuales se delimita la reparación integral de éstos bienes morales y personales, poniendo como límite la suma de 100 salarios mínimos mensuales.

Sin embargo, a pesar de los límites establecidos jurisprudencialmente en el caso de un eventual proceso por responsabilidad civil extracontractual, si la víctima logra demostrar una mayor afectación a su vida social personal y familiar, la indemnización puede ser superior a la ya calculada.

Si desea más información, haga click aquí.

Autor: Alan Rothstein Morris
Abogado de Activo Legal